19 de abril de 2024
DICCIONARIO MULTILINGÜE DE LA CIENCIA DEL SUELO
  
Búsqueda por:
Idioma:
Área:
 
Palabra, fragmento de palabra o partícula a buscar
cerca
Introducción Autores Árbol de la ciencia Abreviaciones Bibliografía Edición en línea Ayuda
Creative Commons License
 
 
Introducción
 
Presentación
 
De todos los recursos naturales que poseemos en este planeta, es el suelo el que enlaza y permite la existencia de todos los demás recursos, entre los cuales aquellos que son vitales para la Tierra: agua, aire, vegetación y ecosistemas. Por este motivo, con la finalidad de profundizar en el conocimiento del suelo, es tan importante poder disponer de un diccionario especializado que contenga una descripción lingüística científicamente precisa de todos los términos utilizados en Ciencia del suelo; de aquí el gran valor de este Diccionario multilingüe de la Ciencia del suelo (DiccMCS).
 
El DiccMCS tiene una relevancia trascendental, porque no se trata tan solo del resultado de una labor de recopilación sino de un análisis en profundidad. El DiccMCS es un diccionario en línea en abierto con una licencia Creative commons, que se pone a disposición de los estudiantes y de la comunidad científica desinteresadamente en todos los países. Una obra que permite compartir entre naciones de dos continentes y con lenguas diferentes una información tan valiosa como esta. Una obra que, por añadidura, ofrece un reconocimiento tácito de la existencia de un conocimiento y un manejo sostenible prehispánico del recurso suelo.
 
Por todos estos motivos, la Sociedad Latinoamericana de la Ciencia del Suelo (SLCS) agradece al doctor Jaume Porta Casanellas este gran esfuerzo como director y coautor del DiccMCS, al haber emprendido este proyecto y haber sabido integrar, por un lado, el trabajo de todas las personas de más de sesenta instituciones, que participan como coautores, como asesores de especialidad o como coordinadores de las distintas lenguas y, por otro, la coordinación de la revisión lingüística y los trabajos de diseño y desarrollo de la interficie y de todas las instituciones que hacen posible el DiccMCS.

Todo este trabajo de investigación permitirá a la comunidad edafológica y a todas las personas interesadas por el suelo enriquecerse, compartir y profundizar en conceptos, cultura e historia.

Dra. Laura Bertha Reyes
Secretaria General de la Sociedad Latinoamericana de la Ciencia del Suelo (2005 – 2019)
Presidenta de la Unión Internacional de la Ciencia del Suelo (desde el 2019)
 
Prólogo
 

No puedo sino saludar con alborozo y felicitar sinceramente a todos los responsables por la publicación de esta magna obra, de características excepcionales, el Diccionario multilingüe de la Ciencia del suelo que a partir de ahora estará a disposición, en línea y en abierto, de la comunidad científica, de los estudiantes y del público interesado en general. Finis coronat opus.

 
Encuentro varios motivos de satisfacción en este acontecimiento. Desde hace años, y no solo por mi condición de filólogo sino también por la de académico, me he familiarizado con los extraordinarios avances que la informática primero (a partir de los años setenta del siglo pasado) y el universo digital después (ya en el nuevo milenio) han propiciado para la elaboración de esas obras imprescindibles que siguen siendo los diccionarios, tanto los generales (de uso) o históricos de un idioma, como los centrados en el léxico específico de una ciencia o actividad humana, como es el caso del DiccMCS, que contiene una descripción lingüística científicamente precisa de todos los términos utilizados en Ciencia del suelo.
 
Lógicamente, estos últimos, dado su carácter monográfico, pueden aspirar a la exhaustividad, sobre todo ahora en que los límites tipográficos del volumen que un libro tienen ya no existen en el caso de los diccionarios en línea, para los que no hay tasa en el espacio textual. De hecho, en DiccMCS son trece mil doscientas veinte entradas las que se ofrecen, cuando el número total de lemas del Diccionario de la lengua española (DEL) es de unas 90.000. Pero los diccionarios generales incluyen muchos artículos pertenecientes al lenguaje científico, y es ahí donde, como ha ocurrido con el DiccMCS, el servicio que la comunidad de especialistas puede prestar a la lexicografía general resulta impagable.
 
Para esta revisión del vocabulario específico de diferentes disciplinas y actividades, durante mi etapa como director de la Real Academia Española se firmaron, así, convenios de colaboración, por caso, con el Instituto complutense de Ciencias musicales, la Real Sociedad matemática española, la Real Academia nacional de medicina, la Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales, el Real Jardín botánico, la Asociación española de geógrafos, la Academia española de Publicidad y la Asociación española de profesionales de la Automoción. Pero es de destacar que el convenio con la Sociedad española de la Ciencia del suelo ha dado unos resultados óptimos: 656 correcciones de lemas ya existentes en el Diccionario de la lengua española, así como la propuesta de 970 incorporaciones que obran ya en poder de los responsables de la vigesimocuarta edición de esta obra iniciada en 1780 (y antes, en 1726, por el denominado Diccionario de Autoridades).
 

Esta satisfacción a la que me refiero está vinculada, pues, directamente a mis dedicaciones filológicas, y mencionaré seguidamente otras que igualmente experimento y que tienen sin duda mayor alcance. Pero no dejaré de recordar que en 2021 tuve ya la oportunidad de introducirme en este terreno, ajeno en principio a mis dedicaciones, cuando el director del DiccMCS Jaume Porta Casanellas me embarcó en una aventura de la que surgió la publicación conjunta que ambos hicimos en el Spanish Journal of Soil Science de un artículo sobre la formación de neologismos en Ciencia del suelo. En él, desde una perspectiva etimológica, semántica y de pragmática lingüística, se proponen criterios para la formación de neologismos o para establecer equivalencias de voces introducidas en inglés en el castellano considerado, por supuesto, no solo desde la perspectiva española sino panhispánica. Porque tras el predominio de otros idiomas como el alemán o el francés, en el lenguaje de las ciencias desde la segunda guerra mundial, como ocurre también en muchos otros campos, es el inglés el que ejerce una presión que debe ser contrarrestada por la búsqueda de términos genuinos, autónomos y más acordes con la tradición histórica de nuestras distintas lenguas.

 

El DiccMCS constituye, en este sentido, un ejemplo admirable de algo que se suele proclamar reiteradamente en declaraciones, discursos o ensayos pero que no se aplica a la realidad con igual diligencia. Me refiero a la suma irrenunciable de lo que Lord Snow denominaba “las dos culturas”: la humanística y la científica. Por cierto, no ha mucho que se ha cumplido el cincuentenario de la “Rede Lecture” que el físico y escritor Charles Percy Snow pronunció sobre el tema y que tuvo enorme repercusión, luego transformada en el libro The Two Cultures and the Scientific Revolution. Aquí, en este empeño puesto en marcha por Jaume Porta Casanellas, ha sido necesario el concurso de cuando menos tres tipos de especialistas en términos de una u otra cultura, que participan como coautores, como asesores de especialidad o como coordinadores de las distintas lenguas en la revisión lingüística y en los trabajos de diseño y desarrollo de la interficie informática.

 

Me refiero, en primer lugar, a los científicos competentes en las disciplinas englobadas en la Ciencia que estudia la relación atmósfera – agua del suelo; la calidad, evaluación, degradación y protección de suelos; su clasificación, taxonomía y correlación; los componentes minerales y orgánicos del suelo, así como su fertilidad química, su gestión y uso sostenible; la representación espacial del sistema edáfico; el origen del suelo y de las organizaciones edáficas; sus propiedades fisicoquímicas, químicas, bioquímicas, biológicas y físicas así como el comportamiento y la ecología del suelo.

 
A ellos los secundaron las filólogas conocedoras en profundidad de las lenguas concernidas, e igualmente fue preciso el concurso de especialistas en terminología e informática. Una tarea, pues, de equipo: varios centenares de expertos pertenecientes a más de setenta instituciones distintas, lideradas por la Sociedad española de la Ciencia del suelo (SECS) y el Institut d’Estudis Catalans (IEC), a las que pertenece, en ambos casos, el doctor Porta Casanellas, que presidió la primera entre 2005 y 2013. Todos los participantes hacen cierta aquella máxima del más importante libro sapiencial de nuestra cultura, el Quijote de Miguel de Cervantes Saavedra: “Más ven muchos ojos que dos: no se apodera tan presto el veneno de la injusticia de muchos corazones como se apodera de uno solo”.
 
No concluiré estas breves páginas prologales sin ponderar lo que me parece uno de los grandes logros de esta obra excepcional: su carácter multilingüe. Fue planteada desde un principio -y así me consta cabalmente- por su director como un diccionario terminológico especializado original, sincrónico, en línea, con entradas en español, catalán, gallego y portugués, y con equivalencias en inglés y francés en todos los casos y, ocasionalmente, en euskera. Desde el punto de vista del acceso, las cuatro versiones lingüísticas -español, catalán, gallego y portugués- se presentan como diccionarios independientes, con respeto y consideración hacia las posibles variantes lingüísticas, como acredita, en lo que al español se refiere, su voluntad panhispánica, y en el caso del portugués, que sus versiones y equivalencias hayan estado coordinadas por el doctor Fernando M. Girão Monteiro, del Instituto Superior de Agronomía de Lisboa y de la Sociedade Portuguesa de Ciência do Solo, el doctor Igo Fernando Lepsch, del Instituto Agronômico de Campiñas en Brasil y el doctor Gonçalo Signorelli de Farias, expresidente de la Sociedade Brasileira de Ciência do Solo.
 
Darío Villanueva

Exdirector de la Real Academia Española (2015-2019)

 

Planteamiento

El Diccionario multilingüe de la ciencia del suelo (DiccMCS) es una iniciativa de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo (SECS) y del Institut d’Estudis Catalans (IEC), que cuenta con la participación de otras sociedades y entidades: la Sociedad Latinoamericana de la Ciencia del Suelo; el TERMCAT, Centro de Terminología; la Real Academia Galega (RAG); y diversas, universidades y centros de investigación.

El DiccMCS se ha planteado como un diccionario terminológico especializado original, sincrónico, en línea, con una licencia de acceso en abierto (Creative Commons CC BY NC), con entradas en español, catalán, gallego y portugués, y con equivalencias en inglés y francés en todos los casos y, ocasionalmente, en euskera. Desde el punto de vista del acceso, las cuatro versiones lingüísticas: español, catalán, gallego y portugués se presentan como diccionarios independientes, con respeto y consideración por la variación dialectal.

El DiccMCS es el resultado del trabajo conjunto y desinteresado de especialistas de los distintos ámbitos de la Ciencia del suelo, mayoritariamente miembros de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo. En cada ámbito se indican las autorías correspondientes. Ha sido elaborado bajo la dirección del doctor Jaume Porta, profesor emérito de la Universitat de Lleida, miembro de la SECS y del IEC.

El proyecto DiccMCS ha contado con el patrocinio económico del Institut d’Estudis Catalans y de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo.
 
Antecedentes
 
El DiccMCS iene como antecedente el Vocabulari multilingüe de la ciència del sòl (edición en línea de 2010), cuyos autores son Jaume Porta y Rosa M. Poch y que fue elaborado en el marco del programa «CiT (Terminologia de ciències i tecnologia)» del Institut d’Estudis Catalans (IEC). A su vez, el Vocabulari tenía como antecedente la obra publicada por la Universitat Politècnica de Catalunya el año 1989, el Lèxic de la ciència del sòl, cuyos autores son Jaume Porta, Montserrat Ferret, Narcís Teixidor y Rosa M. Poch.
 
Agradecimientos

Dr. Joaquim Aguiló, presidente de la Secció de Ciències i Tecnologia, IEC

Dr. Salvador Alegret, Universitat Autònoma de Barcelona, IEC

Dr. Ramon Bartrons, secretario científico del IEC

Sr. Jordi Bover, director del Centre de Terminologia TERMCAT

Dra. Alicia Casals, presidenta de la Secció de Ciències i Tecnologia, IEC

Dra. Teresa Cabré, presidenta de la Secció Filològica, IEC

Dr. Jorge Mataix, presidente de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo

Dr. Joan Martí, presidente de la Secció Filològica, IEC

Sr. Xavier Piqué, servicio de audiovisuales, Universitat de Lleida

Dra. Laura Bertha Reyes, presidenta de la International Union of Soil Science

Sr. Francesc Salvador, cap del Servei d’Informàtica, IEC

Dr.  David Serrat, secretari científic de l’IEC

Dr. Ramon Sistachs, delegació de l’IEC a Lleida

Dr. Joan Antoni Solans, presidente de la Secció de Ciències i Tecnologia, IEC

Dr. Ramon Sistachs, delegació de l’IEC a Lleida

Metodología de trabajo
 
Los trabajos realizados con anterioridad citados han permitido disponer a una base de datos terminológica de partida, que se ha ido ampliando cuando se ha considerado necesario a medida que avanzaba la elaboración. El registro general de entradas se ha establecido utilizando el método composicional con un criterio amplio, para tener en cuenta las posibles variantes lingüísticas.
 
Las entradas se han ordenado en las ramas (ámbitos) del árbol de la Ciencia del suelo, definidas tras una consulta a los miembros de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo. Los contenidos se han establecido a partir de fuentes primarias (criterios de las autorías, manuales, tesis doctorales y revistas científicas) y fuentes secundarias (glosarios y diccionarios especializados), por lo que el DiccMCS es una obra original con autorías conocidas.
 

La redacción de los contenidos se ha iniciado con la elaboración en español de un contenido preliminar de cada una de las entradas, con las equivalencias lingüísticas correspondientes. Los contenidos a revisar se han ido remitiendo a las autorías en paquetes de ocho entradas (u octetos) en cada envío. Este sistema de revisiones sucesivas en serie, por un mínimo de tres personas, ha permitido ir incorporando las mejoras sugeridas por cada autoría, hasta llegar a la versión final de cada entrada.

 

Los contenidos se han redactado buscando la máxima objetividad, prescindiendo de los diversos posicionamientos, pero intentando dar al lector elementos para entenderlos sin dificultades. Por ejemplo, los términos ingleses Soil Science y Pedology (parte de Soil Science) corresponden a la entrada Edafología, término introducido en español por Emilio Huguet del Villar, lo que se explica de forma detallada para aclarar las diferencias.

 
Se ha procurado ofrecer una visión amplia de la realidad, sin caer en subjetividades ni en el condicionamiento de los prejuicios o de los criterios de las autorías. Este es el caso, por ejemplo, de las entradas de las diferentes clases de agriculturas, latifundio o de términos relacionados con el medioambiente y los recursos naturales, ámbitos en los que hay sensibilidades muy distanciadas. Seguramente, no siempre se habrá conseguido llegar a un tratamiento totalmente objetivo, pero la metodología de trabajo, que ha comportado revisiones sucesivas por diferentes autorías, ha contribuido a disminuir la invidencia de posicionamientos personales en el DiccMCS.
 
La versión en catalán ha sido coordinada por la doctora Rosa M. Poch (Universitat de Lleida – SECS – IEC) y el doctor Jaume Porta (UdL – SECS – IEC).
 
La versión en gallego ha sido coordinada por el doctor Eduardo García-Rodeja (Universidade de Santiago de Compostela – SECS); en el establecimiento de las equivalencias terminológicas en gallego han participado, además, la doctora María Teresa Barral (USC – SECS); el doctor Remigio Paradelo (USC – SECS).
 
La versión y equivalencias en portugués han estado coordinadas por el doctor Fernando M. Girão Monteiro (Instituto Superior de Agronomia, Lisboa – Sociedade Portuguesa de Ciência do Solo); el doctor Igo Fernando Lepsch (Instituto Agronômico de Campiñas, Brasil); y el doctor Gonçalo Signorelli de Farias (expresidente de la Sociedade Brasileira de Ciencia do Sôlo).
 
Cómo se puede utilizar el DiccMCS
 
1. Organización general
1.1. El DiccMCS está organizado en artículos, cada uno de los cuales se compone de: entrada, (monoléxica o pluriléxica); ámbito o ámbitos a los que pertenece; contenido en la lengua del diccionario; equivalencias en catalán, francés, gallego, inglés y portugués y, ocasionalmente, en euskera. Las entradas se hallan ordenadas alfabéticamente, aunque en el mundo digital y con acceso en la web, no deja de ser secundario. Las formas homógrafas van seguidas de un superíndice numérico que las diferencia.
1.2. Los contenidos se estructuran en una definición corta, complementada con una parte terminológica más extensa.
2. Acceso
La consulta en la web permite buscar palabras, fragmento de palabras o partículas que coincida, que empiecen, que contengan o que acaben de una determinada manera; con lo que se obtiene información del contenido y de los registros en los que figura la información.
3. Remisiones
En cada entrada se pueden encontrar remisiones a otros artículos del DiccMCS y a la bibliografía que ha servido de forma significativa de base para redactar el contenido. A ambas remisiones se puede acceder por medio de un enlace.
4. Mayúsculas y minúsculas
En lo referente al uso de mayúsculas y minúsculas se utilizan los criterios generales, excepto en los nombres científicos de organismos (plantas y animales) y de suelos. En estos casos, se sigue la preceptiva de especialidad. Por ejemplo: en el contenido: “algunos chernozems (uso común del término, minúscula) de la estepa rusa presentan una bioturbación muy intensa, se trata de Vermic Chernozem (uso científico del término, mayúscula) en la clasificación World Reference Base, que se corresponden a Vermudoll (uso científico del término, mayúscula) en Soil Taxonomy”.
5. Informaciones morfológicas y sintácticas
Las entradas, por lo general, se escriben en singular, excepto en casos como fertilizantes nitrogenados. En todas las entradas se indica la categoría gramatical y, en algunas, informaciones morfológicas (género y número).
6. Listado de abreviaciones y acrónimos
El DiccMCS incluye un listado con las abreviaturas y acrónimos de uso más generalizado.
 
Estructura del web
 
El sitio web contiene las páginas siguientes:
 
   a) Introducción: página de inicio y apartado donde hay la presentación del Diccionario multilingüe de la ciencia del suelo (DiccMCS) editado en línea.
   b) Autores: apartado en el cual aparece la orgqanización y los autores.
   c) Árbol de la ciencia: apartado en el cual se incluyen todas las áreas de especialidad del árbol del conocimiento del DicMCS.
   d) Abreviaciones: espacio en el que se incluye una tabla de descodificación de las abreviaciones empleadas en esta obra.
   e) Bibliografía: apartado que permite consultar las publicaciones más significativas utilizadas en la elaboración del DiccMCS, a las que, en la mayoría de los casos, se puede acceder directamente desde el mismo término mediante un enlace.
   f) Edición en línea: apartado en el que se especifican tanto las instituciones, autores y personas que han diseñado y desarrollado la interfaz, como los créditos y el aviso legal de esta edición en línea.
   g) Ayuda: espacio en el que se explican las instrucciones para el manejo de la página web de la edición en línea. En este apartado se puede encontrar: una breve explicación de los campos de búsqueda y de cómo se pueden realizar las búsquedas. Además, en este apartado, se indica la dirección de correo para enviar sugerencias: jaume.porta@udl.cat.